UNE EN ISO 6789:2017

Comprendiendo la Norma ISO 6789:2017 -         Usuarios de la Industria en General

(Texto publicado en el Blog de la página web de nuestra representada NORBAR TORQUE TOOLS, por Neill Brodey, Miembro del comité ISO para ISO 6789)

Comprendiendo la ISO 6789


La edición de 2017 del Estándar modifica considerablemente la edición de 2003. Estos cinco artículos de Norbar están especialmente pensados para explicar las diferencias principales, así como el modo en que el Nuevo Estándar debería interpretarse. Son por tanto, una ayuda para el entendimiento del estándar y no eliminan la necesidad de estudiarlo en sí mismo. 

 

Este quinto y último artículo se ha escrito pensando en los usuarios de la industria general. Las aplicaciones industriales que conllevan control de par siguen aumentando en número, dado que tanto clientes como fabricantes se van dando cuenta de que el correcto apriete de las juntas atornilladas disminuyen los costos de mantenimiento, y reducen el número de reclamaciones por garantía. 

Norma UNE EN ISO 6789:2017 -                       Usuarios de la Industria en General

Los siguientes cambios representan algunos de los usuarios tipo a los que este artículo podría ser de interés.

  • Operaciones en plantas de fabricación donde se utilizan herramientas de mano, de par controlado, para asegurar la calidad del producto final.
  • Mantenimiento y reparación de los equipos y maquinaria utilizada para la fabricación en las propias líneas de montaje.
  • Instalación de los productos finales por parte del cliente en sus instalaciones.

 

Verificación del riesgo

 

Las escalas de las operaciones de montaje varían considerablemente y es el motivo principal por el que el Estándar deja de mano del cliente final la responsabilidad de establecer sus propios procesos para la verificación de las herramientas. Por ejemplo, algunos fabricantes de motocicletas y electrodomésticos fabrican miles de subfamilias y productos terminados diariamente. Utilizando un periodo de mantenimiento basado en los 5.000 ciclos de la ISO6789, significaría que cada herramienta dinamométrica se debería calibrar varias veces a la semana, o incluso al día. Sin embargo, para el caso en que el fabricante adquiera herramientas de alta gama en un fabricante de reputación, podrían establecerse sin problema periodos de recalibración de unos 25.000 ciclos o más.

 

Por ello, el usuario final debe monitorizar el comportamiento de sus herramientas y tomar las decisiones apropiadas en cuanto a su óptimo periodo de calibración. Este intervalo podría cambiar, dependiendo de factores como la importancia del producto que se esté fabricando. Juntas críticas o situaciones en las que un sobreapriete podría conllevar a la rotura del producto, son causa suficiente para tomar la decisión de acortar los periodos de calibración.

 

La formación para la correcta utilización de las herramientas es crucial, tanto para asegurar la calidad del producto, como para prolongar la vida de las herramientas.

 

En Norbar hemos tenido la oportunidad de ver muchas llaves que se nos han enviado para su reparación después de haber sido utilizadas como herramienta de impacto, para mover la tuerca debido a un problema de accesibilidad. El cliente se percató de que este uso ¡dañaba la herramienta tratándolo de asegurar soldando la cabeza de un martillo a la carraca! (Por favor, no siga este ejemplo)

 

Durante operaciones de mantenimiento la situación es diferente. En condiciones normales, la herramienta es utilizada por un técnico de mantenimiento que tiene una “simpatía mecánica” por la herramienta. El número de ciclos a realizar es mucho menor y por tanto la herramienta debería permanecer en especificación por un tiempo mucho más elevado. El problema aquí es que en operaciones de mantenimiento no se estima la calidad de la herramienta como uno de los factores críticos, y por tanto no existen en las empresas registros de verificación y mantenimiento de la propia herramienta.

 

Esta situación es claramente errónea ya que la herramienta se utiliza para mantener equipos críticos para la producción y generalmente muy costosos. Un incorrecto montaje puede provocar una parada de la línea de producción o una situación, potencialmente peligrosa para los operarios. Finalmente, aunque los operarios de mantenimiento son especialmente cautos a la hora de seguir procedimientos, una herramienta dinamométrica larga puede entenderse de manera puntual como una manera muy cómoda de aflojar un tornillo que se ha quedado agarrotado.

 

Las herramientas dinamométricas son para aplicaciones de par controlado y no deben utilizarse en aplicaciones tipo “tirar hasta que algo se rompa”. Norbar fabrica un rango amplio de multiplicadores de par para que puedan ser utilizados correctamente y con mucha eficacia y seguridad para aflojar tornillos agarrotados. Los daños causados por un técnico de mantenimiento pueden ser visibles solamente transcurrido un plazo de tiempo, cuando la herramienta dañada se utilice en una situación de esfuerzo alto de nuevo, o quizás incluso en condiciones de uso habitual tras un número dado de ciclos.

 

La puesta en marcha del producto final en las instalaciones del cliente tienen un gran parecido a las operaciones de mantenimiento. Las herramientas dinamométricas y su comportamiento deben ser verificadas preferiblemente antes de cada proyecto, o incluso durante si se trata de operaciones de larga duración, que conllevan cientos o miles de tornillos.

 

Los operarios son generalmente personal entrenado en el seguimiento de procedimientos y aseguramiento de la calidad, sin embargo, en algunos países o mercados, las habilidades personales y experiencia son más bajos y se hace mucho más necesario el entrenamiento particular en operaciones de apriete controlado. Cuando se trabaja en alturas, existen peligros adicionales. Las herramientas deben ir aseguradas al operario o la plataforma de trabajo, de acuerdo a los requisitos particulares.

 

Registros


Aquellos usuarios de industria general que posean acreditaciones ISO9001, ISO/TS16949 o similares, requerirán casi con total seguridad un certificado de calibración con trazabilidad internacional para su propio registro. Esto significa que la Parte 2 del Nuevo Estándar les debe ser de aplicación para generar el certificado de calibración. El usuario final puede conseguirlo de distintos modos:

 

  • Calibración interna en la propia empresa, quizás utilizando un servicio interno de metrología o en el departamento de control de calidad. El estado de la propia herramienta debe ser verificado también, incluido los posibles desgastes del mango que lo hagan deslizante, componentes desgastados de la carraca que impidan su bloqueo en condiciones de trabajo y componentes dañados, o incluso no presentes, en el momento de la verificación. Un efecto importante del Nuevo Estándar es que el sistema de calibración requerido y la complejidad de los cálculos de incertidumbre, podrían llevar a estos departamentos internos a subcontratar estos servicios por equivalentes externos.

 

  • Los servicios de calibración especializados se están volviendo cada vez más comunes, y estas empresas se encargan con frecuencia de todas las necesidades metrológicas de los clientes, no solo las referentes a par de apriete. Sin embargo, como hemos comentado, algunos suministradores de estos servicios no tendrán (tras la puesta en vigor del Estándar) los equipos necesarios para poder realizar las verificaciones y procesos requeridos y necesitarán cambiar sus equipos o dejar de ofrecer los servicios de calibración de herramientas de par.

 

  • Los servicios de calibración móviles son menos comunes en la industria general. En una jornada de calibración de diez horas, el operario podría realizar unas diez calibraciones y por tanto los costes se incrementarían considerablemente. Con el Nuevo Estándar las economías de escala se hacen mucho mas importantes.

 

Aquellos usuarios que no necesiten necesariamente un certificado con trazabilidad en sus sistemas de calidad, podrían realizar verificaciones de acuerdo a la parte 1 del Estándar o incluso generar internamente una “declaración de conformidad”.

 

Para realizar una inspección visual de la herramienta de par, verifique si la carraca está en buen estado y registre las lecturas de acuerdo a ISO 6789-1:2017 este proceso lleva en torno a 20 minutos. Si es necesario desmontar la herramienta asegúrese de sustituir los componentes desgastados o dañados, lubricarla correctamente y montarla de acuerdo a las especificaciones del fabricante; luego lleve a cabo todos los pasos requeridos en ISO 6789-2:2017. Esto debería llevarle unos 90 minutos.

 

De nuevo, la única forma de producir un certificado de calibración de acuerdo a ISO 6789 será según los procedimientos de la Parte 2. La Parte 1 solo permite la creación de un certificado de conformidad. Las medidas y métodos son los mismos, pero los requisitos son muy distintos.


Si tiene alguna duda o consulta estaremos encantados de ayudar. Por favor, contacte con nosotros en el correo electrónico: 

idqsa@idqsa.net

Para saber más:

  IDQ, S.A.  -  PE INBISA I - E 6 

  Avenida del Moncayo s/n  

  E-28703 S.S. REYES (Madrid)

  Tel. (+34) 911 859 190  

  idqsa@idqsa.net

  

 Ir a formulario de contacto: formulario.

Horario comercial en Verano:

De 7.30 a 14.30 h. 

Versión para imprimir Versión para imprimir | Mapa del sitio
© IDQ, s.a. www.idqsa.net CIF.: A-81843575 PE INBISA I -E 6 Avda. Moncayo s/n 28703 S.S. REYES idqsa@idqsa.net Tel.: 911 859 190 - Fax: 916 519 532 Inscrita en el R. Mercantil de Madrid, tomo 12.635, Libro 0, Folio 43, Sección 8, Hoja M-202101, Inscripción 1.